Cosicas del blog: segunda parte.

Supongo que a este paso habrá más ediciones de “Cosicas del blog”, y de hecho creo que haré un tag acerca de esto. Porque como decía el otro día, escribir un blog y mantenerlo durante un año me ha dado muchos momentos simpáticos y a veces sorprendentes.

Todo blogger, experimentado o novato, se recrea navegando por sus estadísticas. Éstas vienen ofrecidas por el portal que uno haya elegido (WordPress, Blogspot,…) aunque -cómo no- Google también ofrece sus servicios mediante Google Analytics. En cualquier caso, sacarle jugo a los números del blogs es algo que personalmente me encanta. La función de “estadísticas” de WordPress me informa de cuántos visitantes tengo en un día, en una semana, en un mes; también los países desde los que han entrado en mi página, y cuántos posts se han leído. Pero sin duda, la información más entretenida la encuentro en los términos de búsqueda. Esto es: lo que el usuario de internet teclea en Google para llegar a mi blog, sea a propósito o por casualidad.

Obviamente, hay un sinfín de términos similares todos ellos conteniendo ese noble vocablo que es MOCOS. De todo, oiga: mocos guardería, mocos verdes, mocos leche de vaca… y me he dado cuenta de que el hecho de que la palabra “mocos” forme parte nada más y nada menos que del título de mi blog puede haber conseguido muchísimas visitas. ¡Y eso que no sé nada de marketing! 🙂

A continuación y en negrita, algunos otros términos de búsqueda que conducen a Un fonendo en Villamocos:

  • Escarlatina se cura con ajo. Jamás había oído yo esta supuesta virtud del ajo: potencia antibiótica frente a nada menos que el estreptococo culpable de la escarlatina. Serán ajos de Las Pedroñeras como poco.
  • Virus puñeteros. Hale: así, sin anestesia. Esta búsqueda seguro que fue hecha por una madre o un padre al mismísimo límite de su paciencia en torno al segundo mes de guardería de su retoño, 🙂 y topó con este post.
  • Hice un berrinche por los supositorios y ahora todo me lo dan así. “Hola, soy el bebé Miguelito Pérez, y vengo a confesar”. 🙂
  • Niño con rodilla inflamada y gluten. Me inquieta esta búsqueda, ya contaré por qué… aunque tampoco me sorprende demasiado que alguien piense esto, teniendo en cuenta que “la leche de vaca produce mocos” y “el ajo cura infecciones bacterianas”. 🙂 (estoy siendo irónica, just in case!)
  • Fases para tener una buena guardia. Loable intento de que San Google nos oriente en todos los problemas, pero no creo que exista esa piedra filosofal de la buena guardia garantizada… eso sí, encontró mi confesión de las fases de una guardia de Urgencias (primera y segunda parte).
  • Sentimiento postguardia. Sí. Lo conozco. Y en tu caso, querid@ usuari@ de Google, debió de ser lo suficientemente intenso como para moverte a investigar en internet,… y encontrarte esto. Salud, hermano: que la fuerza te acompañe.
  • Quiero conocer venenos caseros, tipos y usos. Miedo… pues yo no quiero conocerte a ti. Y además, seguro que este post te decepcionó.
  • Por qué se me cierra la garganta cuando me tomo un saborín de chocolate. Para servidora, este enunciado encierra tres preguntas. La primera es: ¿qué es un saborín de chocolate? La segunda es: ¿Por qué esta pregunta dirige a mi blog? y la tercera es exactamente esa: ¿Por qué se te cierra la garganta en semejante circunstancia? Quí lo sá
  • Retoño en los pastos produce fiebrón. Lo juro, ésta y no otra es la frase: la realidad supera la ficción. Por favor, si el que lo tecleó en Google lee esto algún día, que me saque de dudas y me diga a qué se refería (a riesgo de que servidora acabe cualquier día de estos en la López Ibor). 
  • De montar en bicicleta se te puede dormir la ingle y el corpaño. Gracias por la información, se la transmito pero YA a Ironman, que está muy enganchado. Y yo sin su corpaño no me apaño. 🙂
  • Consecuensias de jugar chiligüili. Oh my dog. Quién me lo iba a decir a mí, cuando hablé en este post acerca de los “chiliwilis” u objetos de propaganda que se encuentran en los congresos científicos (bolígrafos, libretitas, gomas de borrar…). Lo siento, querid@ usuari@, desconozco dichas consecuencias, de hecho no sé si son penales o sólo paternales.
  • Tengo calor papi. Pues yo me he quedado helada, mami.
  • Relatos eróticos de pediatras ficticios. Y menos mal que son ficticios, proclamo.

 

Y ahora voy con la noticia que me tiene loca-loca-loca. Muchos sabréis de los premios Bitácoras, ¿verdad? son los Goya de los blogs. Yo no pensaba hacer ni mención a los mismos ya que, como bloguera, considero que juego en otra liga inferior. Pues estaba yo este fin de semana plácidamente revisando cómo iba la clasificación de los blogs de salud, Y AHÍ ESTABA Un fonendo en Villamocos. Acongojante. ¡Ni siquiera pedí que me votarais y lo habéis hecho! Y como me ha hecho mucha ilusión, me he venido arriba y en las redes sociales ya os he pedido el voto… tanto es así que he incluido una pestañica aquí en el blog para ofrecer “pase VIP” a las votaciones. 🙂 Así que, quien quiera, ¡¡a votaaaaaaar!!

PD: Miss Trotona dentro de cinco años leyendo este post: “mami, tú tenías poca vergüenza, ¿verdad?” 🙂

4 comentarios en “Cosicas del blog: segunda parte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s