… Que se acaba 2016!

Se acaba 2016, sí. Un año que para mí empezó más bien mal (hospitalizada, de hecho) y que luego fue mejorando sin parar hasta convertirse en uno de los mejores años de mi vida. 🙂 Será porque me convertí en cuarentañera, ¡quién sabe!

¿Qué ha pasado con el blog?

Pues lo que me imaginaba ya el año pasado, y el anterior: el blog ha seguido vivo. Y dándome alegrías… los hijos tardíos suelen hacer eso. 🙂

Estadísticas

  • Tráfico: en 2016 han entrado a bucear por Un fonendo en Villamocos 70.000 personas. 🙂 El post más visitado sigue siendo, como en 2015, Consejos que me hubiera gustado recibir de R1. Coñe: jamás habría imaginado que este post tendría tanto tirón, pero así es el mundo blogger. Inescrutable. 🙂 Otras entradas muy visitadas han sido las relacionadas con dos trending topics pediátricos: la vacuna Bexsero y los piojos.
  • El país que más visitas ha registrado es, cómo no, España. En segundo lugar, México, seguido de cerca por R. Dominicana y después EEUU/Argentina. Sigo alucinando con los lectores que cada día me leen desde el Caribe. 🙂
  • Términos de búsqueda: como diría mi madre, “Vive Dios que esta sección es divertidísima, nena“. 🙂 Como conté aquí (vale la pena rememorarlo, aunque sólo sea por el “retoño en los pastos produce fiebrón” o “consecuensias de jugar chiligüili) los términos de búsqueda son las palabras que tecleadas en buscadores conducen a mi blog. Las más graciosas de este año han sido: “tos desesperación” (así sin anestesia, directo al corazón), Porqué se me hizo una bomba de agua en un moco (no tengo palabras), “Bexsero no hace crecer cabeza del bebé (que yo sepa, no), Qué hay que hacer en guardias de Urgencias (¡esto es el paradigma del residente optimista: buscar en Google el día antes de la primera guardia!), “Síndrome del residente saliente de guardia” (ya te lo digo yo: pues es que puedes hasta comprarte un coche en un arranque de valentía; o cortarte el pelo al uno; o no estar saliente sino salido de guardia, que es lo mismo pero no é iguá), Cuál es el récord de más piojos sacados” (no quiero pensar en la pobre madre que escribió esto).
  • Top moments (Lo he puesto en inglés porque me ha salido la vena cosmopelotita). Sin duda fueron: cuando anuncié que mi bitácora cambiaba de rumbo. Lo haría hacia un blog más intimista y menos pediátrico, pero fiel a mi espíritu un tanto majara siguió siendo bastante pediátrico… :-). Otro golden hit fue cuando hablé de la lactancia materna, por supuesto. También gustaron los posts relacionados con el aborto y con el parto, y para finalizar el año, el post en el que me destapé a mis 40. 🙂
    En este carpeta vino mi contrato.

    En este carpeta vino mi contrato.

Aunque lo gordo estaba por llegar.

No me imaginaba yo, con la pedazo fiesta que tuve, y con el montón de regalos que recibí, que al llegar agotada a casa de mis padres en Oviedo a intempestivas horas de la madrugada, mi consorte y mis queridas hijas se iban a venir arriba con la entrega entusiasmada del último y más importante regalo. Nada más y nada menos que un contrato con una editorial para escribir un libro. Autopublicación, le llaman, susto para mis entretelas, lo llamo yo. Que eso es como si cojo y le compro a mi santo un dorsal para correr la maratón de Boston. Que digo yo que igual le hace ilusión, quién sabe, pero un poco de intríngulis por sus carnes seguro que le transmite…

Así que sí, afrontemos el 2017 escribiendo más (la tesis, de paso… que presume de telarañas), y lo que se tercie.

Gracias por seguir todos ahí, villamoquistas. Se os quiere. 🙂

 

 

¿Qué comen nuestros niños?

La reflexión de hoy viene dada por esta entrevista que mi hermana la Tita Geóloga compartió el otro día en Facebook. Ayer la pude escuchar atentamente. No me ha contado nada nuevo porque hace ya mucho tiempo que sigo a Aitor Sánchez de “Mi dieta cojea“, a Julio Basulto, a Juan Revenga (“El nutricionista de la general“) y cómo no a mi amiga África de “Cómo entender a tu endocrino“. Todos ellos (y más que me dejo en el tintero) son grandes comunicadores, rebosan ciencia y sentido común por todos sus poros y hacen un esfuerzo loable por transmitir a la población general lo que es una alimentación saludable.

Pero (y esta es mi reflexión de hoy) su mensaje llega insuficientemente. Tanto a los padres de familia que hacen la compra del mes (llenando el carro de galletas y cereales para el desayuno, Actimel que es buenísimo y zumos industriales), como a la abuela que le lleva la merienda a su nieto al recogerle del cole (una napolitana de crema recién horneada), como a la madrina que lleva un regalo a su ahijado (un cucurucho enorme de golosinas). Y, lo que es más preocupante aún, parece que el mensaje no ha calado aguas arriba, es decir, en los organismos oficiales que regulan el consumo en nuestro país.

Comemos mal. El hambre pasada en la posguerra y la abundancia actual, entre otros factores, han estropeado nuestra alimentación. La dieta mediterránea deja de ser saludable si se le suma la cantidad de alimentos procesados y llenos de azúcar omnipresentes en las estanterías del supermercado. Y la publicidad es enormemente engañosa. A “calorías sin ningún valor nutricional” lo llaman “energía”. ¿Qué madre no querría cargar las pilas de su retoño de energía a las 8 de la mañana antes de ir al cole? ahora bien, vaya paradoja: algunos alimentos procesados (dulces en su mayoría) que se vendían como “fuente de energía” ahora añaden en letra pequeña que “sólo” tienen equis calorías. Porque lo que ha pasado en España es eso: que nuestros niños han consumido tanta energía, que tienen sobrepeso e incluso obesidad.

No seré yo quien erradique totalmente el azúcar y los alimentos procesados de la dieta de mis hijas. Porque es imposible, al menos en este país hoy por hoy. Pero al menos intentaré limitarlos. Y, como dice el autor de la entrevista: “más mercado y menos supermercado”, entre otros simples pero grandes consejos.

Recomiendo a todo el mundo bucear por las webs de los autores antes citados. 🙂

Feliz finde y puente próximo!

El aborto.

Villamocos se pone seria. Hace tiempo que tenía pensado escribir sobre este tema. Porque creo que se infravalora lo que sienten las mujeres que lo sufren: así, sin más. Motivo más que suficiente.

Como no sabía cómo enfocarlo, decidí “innovar”, y pedir opiniones. ¿A quién? Pues a aquellas mujeres que sabía que habían sufrido uno o más abortos. Cogí lápiz y papel y anoté todas las que se me ocurrieron: algunas muy amigas mías, otras tan sólo conocidas. Luego, contacté con ellas, por whatsapp o Facebook. Contacté también conmigo misma, claro. 😉 Algunas me contestaron; otras (las menos), no. Escribí a todas planteándoles las premisas de este atípico estudio “de campo” (por emplear un término habitual en bioestadística). A saber:

  • ¿Qué sentisteis al sufrir un aborto?
  • ¿Qué actitudes por parte de vuestro entorno NO os ayudaron, o directamente os hicieron daño?
  • ¿Qué actitudes por parte de vuestro entorno os ayudaron?

Este post nace para reflejar los resultados de mi encuesta, en primer lugar y como objetivo principal. Los objetivos secundarios (sigo empleando lenguaje bioestadístico) los expongo al final. 🙂

Y esto es lo que he recopilado (lo entrecomillado y en cursiva son frases literales de mis colaboradoras).

Sentimientos ante el aborto.

En esto, casi todas coincidimos. Desolación, decepción, tristeza, rabia. Fracaso. Incluso culpa. Y una inmensa pena. Sensación de un proyecto que se derrumba, pero multiplicado por mil. La mayor ilusión de tu vida, que de golpe se evapora. Porque aun no buscando un embarazo, desde el momento en que el test vira a positivo, se convierte en la mayor ilusión imaginable para la mayoría de las mujeres. La pena cuando todo se trunca, además, dura mucho tiempo, sobre todo si no hay un nuevo embarazo. En mi encuesta, ha habido bastantes bajas de al menos un mes y el motivo era el estado de ánimo, no otro. Tengo una amiga desde hace 25 años y nunca la había visto llorar, nunca. Hasta que abortó.

No quería hablar con nadie. Sólo quería estar yo sola con mi pena”. “Pensé que no saldría, que nunca más podría volver a ser feliz”. “Nunca seré capaz de tener un bebé sano”. “Aunque me avergüence decirlo, desde entonces siempre que veía una embarazada sentía mucha envidia, mucha rabia y aún más pena”. 

También: sentimiento de NO VALER. De ser no apta. Esto se acentúa en caso de dificultad para lograr el embarazo.

“Me pregunto por qué todas pueden y yo no. ¿Por qué soy yerma?” “Sentía que no servía para nada. Para nada”. “Me daba vergüenza ver a las personas que sabían de mi embarazo, como si me costara confesar que lo había perdido”.

Todas, todas las mujeres que conozco, visualizan a su bebé en el momento mismo en que saben que están embarazadas. Y cada día que pasa se añaden detalles: sexo, color de pelo y de ojos, carácter, estatura… y nombre. Por supuesto, el nombre. La mayoría de las veces, cuando se produce el aborto nuestro hijo ya tiene nombre.

Era mío, lo quería a él; estuviese enfermo o no, ya existía, era mi pequeño M”.

Podría escribir muchas otras cosas acerca de los sentimientos que genera un aborto, pero me importa más lo que viene a continuación.

Actitudes que no ayudan.

Vaya por delante que sé (sabemos todas) que las palabras que nos habéis dedicado tras un aborto venían con la mejor intención. Pero curiosamente, todas coincidimos en las que nos hicieron daño, y se resumen en: que nadie le quite importancia a lo que me ha pasado, por favor. Ejemplos:

  • Mujer, es mejor así, habrá ocurrido porque venía mal. No, no es mejor así, qué va a ser mejor así. Lo mejor habría sido que hubiera salido todo bien.
  • Piensa que mejor ahora, al principio del embarazo, y no más adelante. No. Es falso, no lo vemos así, duele muchísimo igualmente, suceda cuando suceda. “Como no era un bebé formado, ni se me notaba ni nada, no esperaría tener derecho a un proceso de duelo… qué tontería”.
  • Así, antes de la semana 12, es como si no hubiera pasado. Y una mierda gaita. Esta es la peor frase de todas. “Nadie parecía ser capaz de saber/poder contener el dolor que yo sentía”.
  • Piensa que ya tienes dos hijas preciosas. Esta frase la escuché por activa y por pasiva. Como si no lo supiera. Cada vez que alguien me decía eso sentía, por un lado, que me estaban infantilizando; y por otro, que no tenían ni idea de que se quiere a todos los hijos que una tiene. Es como si pierdes un amigo en un accidente de tráfico y te dicen: “Mujer, piensa que tienes otros muchos amigos”. Yo lo sentía exactamente así. Me parecía tremendamente injusto y una especie de insulto para el bebé que había perdido.
  • Ya verás cómo dentro de nada estás otra vez embarazada. Esta frase, tan repetida (incluso hay dichos: “mujer legrada, mujer embarazada”, por ejemplo) a algunas de nosotras nos ayudaba y a otras no: aquéllas que habían esperado mucho el embarazo. Antes de decirle esto a una mujer que acaba de abortar, hay que pensar que a lo mejor era el primer embarazo que lograba en 4 años. “¡Me hacía los predictors cuando llevaba 1 hora de retraso de regla!” No, realmente puede no ser fácil volver a gestar. Y ante otro embarazo, hay miedo, mucho, a perderlo. “También recuerdo con pavor cómo me temblaban las piernas cada vez que tenía que ir al baño por lo que me pudiera encontrar… cualquier síntoma o sensación te hace estar alerta”.

Actitudes que sí ayudan.

  • Comprende que lo que me ha pasado es terrible para mí, y muéstrame que lo entiendes. Porque estoy sufriendo mucho, aunque lo que me haya pasado sea bastante común. “Encima, tener que aparentar que lo llevas bien es un desgaste agotador”. 
  • Reconoce, respeta, y espera, mi dolor. No lo tapes ni hagas como que nada ha pasado. El aborto ha sido y es un tema tabú: se esconde, se considera algo malo. No debe ser así, porque genera sentimiento de culpa en las madres (y seguro que en más padres de los que imaginamos) y las despoja del derecho al apoyo. Una madre que aborta sufre un duelo, un duelo del que debe recuperarse. “El día después de tener el rollo médico donde te quitan los productos de la gestación (término grimoso donde los haya), me fui directa a trabajar. No era nada grave lo que me había pasado, ¿no?”. “No sé por qué las mujeres en general ocultan sus abortos como si fueran una lacra, o una vergüenza… y no, señor”. 
  • Cuida de mí, como cuidarías de cualquier persona que haya tenido un trance médico. En ocasiones puede que haya pasado por una anestesia general, una cirugía urgente o incluso un parto para abortar un feto muerto; mi cuerpo también está dañado.

Los objetivos “secundarios” de este post son:

Por un lado, poner mi granito de arena en la reivindicación de muchas mujeres de que se respete el proceso por el que hemos pasado; y por otro, atreverme por fin a hablar en el blog de algo tan íntimo como importante. Reto superado.

Para terminar, muchísimas gracias a las amigas que habéis colaborado en la redacción de este post aportando vuestras vivencias generosamente, incluso aunque os haya dolido. 

PD: Si os pido que compartáis este post, no es por mi blog; es por todas las mujeres que han abortado y se han sentido incomprendidas. Y, si os pido que me votéis en los Bitácoras (tenéis el botoncito por aquí a la derecha abajo del todo), eso sí que es por mí y por mi blog. 🙂 GRACIAS.

 

Maternityfacts-2: Y llega el día en que…

No sé en qué se me ha pasado el tiempo, no lo sé;

Si entre mis guardias, los viajes de su padre y clases extraescolares; planificaciones de cenas y compras de uniformes; suturas de brechas y cambios de talla vertiginosos, o probablemente un poco de todo; pero el caso es que… estas dos han crecido. Las nenas han crecido mucho. Así que, para los que tenéis niños pequeños y estáis agotados (como digo yo, en la edad oscura, y un poco al hilo de lo que publicaba La Mamá Pediatra en este post), os cuento que:

… Llegará el día en que las salidas con la familia y/o amigos dejen de ser algo “trabajoso”: Es así. 🙂 Cuando te quieras dar cuenta, tus hijos ya no reclamarán insistentemente tu atención haciéndote imposible mantener cualquier conversación con cualquier adulto que tengas al lado, que además suele no tener hijos aún. Y lo mejor: en cafeterías y restaurantes irán al baño solos y se fijarán en si la taza está limpia. Y si no lo está, la limpiarán por iniciativa propia. 🙂

…Llegará el día en que dejen de comer “poco” y empiecen a comer créeme que MUCHO. Preadolescencia rules!! De hecho a menudo devorarán todo lo que se les ponga por delante sin ningún tipo de miramiento (imagínese la escena: quedada con amigos y “Qué raro, ¿no nos han puesto tapas?” Sí, pero las termitas de mis hijas han acabado con ellas en nanosegundos) 🙂

Llegará el día en que no tengas que pelearte para que se pongan la ropa que tú consideras adecuada (que no es calzarse unas sandalias en diciembre o un jersey de cuello alto en agosto), y elegirán bien. Y por cierto: verás qué gustazo cuando empiecen a prepararse ellos solitos la ropa del día siguiente (teniendo en cuenta si tienen gimnasia o baloncesto o baile). Eso sí que es un hito del desarrollo pediátrico, pardiez. 🙂

…Llegará el día en que no te necesiten en absoluto para entretenerse. Los días de “mamá, me abuuuuuurro…” terminarán, y se encerrarán en su habitación a hacer vete tú a saber qué, o verán la tele zapeando febrilmente, o buscarán vídeos en YouTube y canciones en Spotify. 🙂 Quién me lo iba a decir en esos salientes de guardia de UVI cuando era residente de pediatría (tenían 2 y 3 añitos) en los que mi cerebro sólo servía para mantener la respiración espontánea y poco más. 🙂

…Ahora que estamos en verano: llegará el día en que puedas bajar la guardia habiendo piscina o mar de por medio. Es uno de esos lujos que la maternidad concede. Pocos placeres son comparables al que te inunda cuando un buen día llegas a playa con tu tropa y sólo tienes que preocuparte de que no se vayan a quemar. 🙂

Captura de pantalla 2016-08-08 a las 19.02.03

…Y también llegará -cómo no- el día en que te superen. En lo que sea, da igual que sea algo importante o no, pero en un momento determinado harán algo mejor que tú (por ejemplo, pronunciar otro idioma). Incluso harán algo que tú no has hecho nunca (por ejemplo, tocar el chelo). Ten cuidado: lo pueden usar como arma arrojadiza. :-))))

…Llegará el día en que te los puedas llevar en tren, a la compra, al cine, en el metro, a la farmacia, a la peluquería,… a donde sea, sin sufrir ningún tipo de estrés. 🙂 ¡Me parecía impensable hace pocos años!

…Llegará, por cierto, el día en que sea bastante extraordinario que tengan fiebre. O que se pongan malos, en definitiva. Pero claro, esto tiene su lado “malo”… incluso siendo pediatra, a día de hoy si se ponen en 39ºC sin foco, me mosqueo muy mucho. 🙂

…Importante, o al menos relevante: llegará el día en que te ayuden. Sea llevando una bolsa de la compra, sea recordándote la cita en el dentista, o sea abrazándote cuando estás triste. Es impagable y muy valiosa, esa ayuda. Yo, medio en broma medio en serio, cuando alguien (en el trabajo por ejemplo) me insinúa si mis hijas me dan mucho trabajo, respondo que ahora ya no; que ahora, con 9 y 10 años ya trabajan para mí. 🙂 Y es verdad: menudas pinches de cocina que tengo, por ejemplo. 🙂

… Y, tachán-tachán, lo que todos los padres de niños pequeños piensan… llegará el día en que DUERMAN. De hecho, te puede pasar que empiecen a dormir demasiado, y las pases canutas para que se levanten para ir al colegio. La versión seguir durmiendo poco, que la tengo en casa con Miss Berrinche, también existe. Pero no pasa nada, porque ella sola se pone el desayuno (gourmet, de hecho) y santas pascuas. Cualquier día le digo que, ya si eso, nos lo ponga a nosotros y nos lo traiga a la cama. 🙂

... Y, algo que me dio mucho que pensar: llegará el día en que no lloren en toda la mañana, ni en toda la tarde, ni en toda la noche. Quiero decir que, en el momento en que una tiene hijos, se acostumbra a temer su llanto; al principio muy frecuente y por cosas muy básicas y progresivamente menos frecuente y por razones más “complejas”, pero llanto diario durante muchos años. Y de repente un buen día no eres capaz de recordar la última vez que lloraron. 🙂

Y mención especial merece el día en que, sin consultarte, se descargan el Pokémon Go y el Hangouts y te funden los datos el día 25 del mes, pero estas lindezas ya las contaré en otro post… 🙂

Hasta la próxima (que me pillará en modo vacacional)!!

¡Feliz día de los abuelos!

Una cosa tengo muy clara: qué importantes son los abuelos en la vida de los niños. 🙂

Durante mi infancia, tuve cinco abuelos: dos abuelos, dos abuelas y una bisabuela. Pero mi abuelo materno murió el día antes de cumplir yo 6 años, y mis abuelos paternos vivían a 170 km (que en aquellas carreteras de los años 80 significaban 4 horas de viaje a 3 vomitonas a la ida y otras 3 a la vuelta así que íbamos menos de lo que nos hubiera gustado). Por tanto, con las que más ejercí de nieta fue con mi abuela materna y su madre, mi bisabuela, que vivió hasta los 95 años (cuando yo ya incluso tenía novio). 🙂 Y guardo buenísimos recuerdos de los ratos pasados con ellas, de su forma de mimarme, también de la de regañarme, y sobre todo, de las historias que me contaban, ¡eso era sin duda lo mejor! las recuerdo punto por punto. Hoy día, viven mis dos abuelas, la paterna (que tiene noventa y muchos) y la materna (que tiene casi noventa). Ambas están que da gusto verlas y oírlas, y con esto lo digo todo. 🙂

Pues bien, mis niñas han tenido la enorme suerte de disfrutar mucho de sus cuatro abuelos, y además conocer a tres bisabuelas; y no me cabe duda del montón de cosas buenas que esto les ha traído. 🙂

A su AbuSegoviano lo adoran; les transmite tranquilidad y solidez. Cuando Miss Trotona tenía pocos días de vida, se quedaba calladita y muy atenta cuando oía la voz de su abuelo; eso me hacía mucha gracia y creo que ya entonces se sentía segura si él estaba cerca. 🙂 Además, saben que nadie aguanta tanto rato el Disney Channel a su lado en el sofá, “viendo la tele con los ojos cerrados”, ¡y eso tiene mucho mérito! 🙂 Hace no mucho, me dijeron: “Mami, ¿Sabes que AbuSegoviano nunca nunca nunca se ha enfadado con nosotras?” 🙂

Su AbuSegoviana ha hecho de segunda madre muchos veranos, y también de segunda maestra como no podría ser de otra forma dada su profesión. Con paciencia infinita ha repasado restas, lecturas y ortografía, ahorrándonoslo a los padres de las criaturas, de tal manera que sin esforzarnos lo más mínimo han tenido “profe particular” un verano tras otro. Las nenas lo tienen tan asumido que cuando meten la pata en alguna “h”, “g” o “j”, dicen: “Uuuuuuuy, ya verás como lo vea la AbuSegoviana“… Y muchas cosas más. Lo dicho: segunda madre. 🙂 Y las nenas, además (y esto es el punto gracioso) le han asignado una canción (Blurred Lines de Robin Thicke), 🙂 “Por el gritito, mamá, por el gritito“. 🙂

Su AbuAsturiano es fuente de aventuras y entretenimiento por excelencia. También sería buen profesor; pero no le dejan, porque no les interesa. Prefieren que el tiempo que pasan con él sea para ir por ahí a descubrir cosas. ¡dónde va a parar! Y… qué decir del afán epistolar que se despertó en las dos hace unos meses, cuando decidieron escribirle a su AbuAstur un poema y mandárselo por correo. Lo que ellas no esperaban era la respuesta de su abuelo, que se vio en el brete de componer una poesía para cada nieta. Lance del que salió más que airoso: poemas que ellas han enmarcado y colgado ante sus mesas de estudio. 🙂 “Mami, el AbuAstur escribe muy bien, él sí que tendría que escribir un blog…“. 🙂

AbuAstur contando cuentos.

AbuAstur contando cuentos.

Y cómo no. Su AbuAsturiana, su abuela Esther. Aunque nos dejó injusta y prematuramente cuando sus nietas sólo tenían 3, 7 y 9 años, cada día se acuerdan de ella. A veces lo verbalizan mucho, otras veces no -los primeros meses evitaban hacerlo temiendo mi reacción, ahora ya les sale de forma natural- pero debes saber que sigues ahí, mamá. Tú eras la que por excelencia las mimabas, aunque los otros tres abuelos también lo hacen, ¡por supuesto! (y normalmente en contra de mi voluntad, claro) pero lo tuyo era tremendo: colacadín por aquí y por allá, propina para comprar chuches día sí y día también, caprichos a tutiplén y sobre todo ese torrente de expresiones tan tuyas dirigidas a ellas, a tus nietas, repletas de diminutivos, achuchones, abrazos, rosquillinas, promesas y secretos… Dejo de escribir porque me cabreo, y me pongo triste. Me dijeron muchas veces: “Mami, no me gusta hablar por teléfono con nadie, pero cuando me llama la abuela Esther sí me apetece hablar con ella mucho“.

Mi madre, guapérrima.

Mi madre, guapérrima.

Acabo como empiezo: ¡Feliz día de los abuelos!

 

 

Hoy le toca a Miss Trotona y su curso 2015-2016.

¿Te pensabas, hija mayor, que sólo iba a escribir acerca del curso de tu hermana pequeña? ya sabes que intento siempre ser equitativa, así que hoy te toca a ti. 🙂 Y también tiene cursivas y negritas que esconden un pequeñito misterio, aunque esto hoy ya sea “repe”.

Querida Miss Trotona: 

Si en algo no ha habido sorpresas este curso es en que has seguido desarrollando tu apabullante Creatividad, de la que he hablado ya muchas veces aquí. 🙂 Has hecho tarjetas, has construido casas de muñecas con cajas de zapatos (ojo, con todo tipo de commodities), has descubierto los trampantojos y hecho tus pinitos en ellos; te explicamos (gracias a C y L, our dear friends from Aurora-Chicago) lo que eran los palíndromos y tardaste menos de diez minutos en crear el tuyo (a la sazón, “liga ese ágil”); llenaste de pegatinas y adornos imposibles, pero finalmente resultones, tu habitáculo (hasta tu taquilla de clase era la única adornada) y en vuestro último concierto decidiste hacer contraportadas de colores a todas y cada de las partituras. Lo tuyo es que es increíble, chica, la verdad es que me dejas patidifusa. 🙂

Dale unos palillos y cualquier espera en un restaurante se verá amenizada. :-) Además, Bob Esponja es, lo creo sinceramente, su álter ego.

Dale unos palillos y cualquier espera en un restaurante se verá amenizada. 🙂 Además, Bob Esponja es, lo creo sinceramente, su álter ego.

Y, al igual que tu hermana me enseñó mucho de su carácter a lo largo del pasado año, tú también. Me has parecido auténtica y absolutamente Admirable a lo largo de todo el curso por cómo has llevado algo tan importante a tu edad como es la Amistad. A tu edad, las niñas tendéis a buscar la “mejor amiga” con la que hacer esa alianza que para vosotras es inquebrantable… 🙂 Pues, coincidencias de la vida y manda narices, tú te has quedado dos años consecutivos sin mejor amiga: un año una y al siguiente la otra, se cambiaron de colegio. Cachis. Sufrí anticipadamente por ti; pensé que lo pasarías mal. ¡Pero no! Has sabido exprimir lo mejor de esta situación: ¿cómo? descubriendo a todas las demás niñas y estableciendo una relación más estrecha con varias de ellas. Sigues, no obstante, sin tener mejor amiga oficial en tu clase (estaban todas “cogidas”), pero no te ha importado demasiado porque has seguido siendo fiel a tu amiga de siempre (que vive en Dublín). Y te lo confieso: me sacaste una lagrimilla hace unos días, cuando os fuisteis al campamento del colegio. Al no tener pareja oficial no sabías con quién te sentarías en el autobús durante 500 kilómetros. Minutos antes de subirte, viniste hacia mí dando saltitos, para contarme que ya tenías compañera: una niña de clase de tu hermana que “tampoco tenía mejor amiga”. Te brillaban los ojos porque querías transmitirme lo brillante de tu idea, ya que salíais ganando las dos. Y los ojos brillantes acabaron siendo los míos. 🙂 Neeeeeeena, no pasa nada, tú tranquiiiiila, cariño.

Estás a menos de un mes de cumplir 11 añazos, pero sigues igual de juguetona. Más bien: Retozona. A todo le buscas el juego, la diversión, la alegría de vivir, la FELICIDAD. Y además, la contagias. ¡Tú no caminas, tú trotas de alegría! Por eso creo que haces amigos tan fácilmente. Esa Risa tuya, echando la cabeza hacia atrás y cerrando los ojos, mientras sueltas una carcajada cristalina (la de tu hermana es, en cambio, una carcajada propia de taberna). 🙂 Pero no creas, cuando leas esto de mayor, que estabas todo el día de jolgorio, no, qué va. Si hay que centrarse, se centra una, y tú lo haces; aunque en tu caso tiene más mérito que en otros niños, porque el revoloteo de una mariposa azul y amarilla (por decir algo) puede conseguir que fijes toda tu atención en celebrar sus colores… desviándola de las capitales europeas o la armadura de Si bemol mayor. Y yo te entiendo, qué narices. Y por eso estoy orgullosa de tus buenas notas en un quinto de primaria que ya tiene su dificultad, aunque entre tú y yo… reconoce que no te has dejado la piel ni mucho menos este curso, ¿eeeeeeeeh? 🙂 Di que sí, nena, que hay que esparcir.

Y mal que me pese… no te gustan mucho los Mimos. De hecho nunca te han gustado; tenías 1 mes de edad cuando dejaste claro que dormías más seguido y más tranquila solita en tu cuna, con tu espacio. Ahí ya me enseñaste que cada niño es como es. 🙂 Y tú, como decían en Dirty Dancing (que pronto la cataréis tu hermana y tú), abogas por “este es tu espacio y este es el mío”. Ya veremos qué pasa con tu primer novio 🙂 (aunque ya sé que eso no me lo vas a contar, ni quiero). 🙂 Oye, cada uno es como es, y punto pelota, chica.

Si bien tu hermana es una disfrutona telespectadora (podría ver 5 horas de tele seguidas sin perder la concentración) y una atenta lectora, tú eres sobre todo una Espectadora de tu propia mente. Sabes que los momentos más divertidos los has encontrado buscando en tu cabeza, cuando te aburres y ¡zas! se te ocurre el juego. Juego -o idea o manualidad- que arrastra a tu hermana y a menudo a tus padres. De nuevo, te admiro tanto, tantísimo por ello que no podría plasmarlo en palabras. Ella, se mete en su mundo y tan feliz, qué cosa, oye, es increíble...

Eres Noble. Lo tenía que decir. Noble, fiel y leal; a tus amigos, a tu familia y sobre todo y esto es lo más importante, a ti misma. Te quieres, te conoces pese a tus 10 años, y en los pocos retos que hoy por hoy te ha puesto tu corta vida has sabido respetarte a ti misma. No lo voy a especificar aquí, no es el lugar, pero ya te lo explicaré cuando seas mayor. Bravo, mi niña.

Es así: Miss Trotona trota incluso llevando un chelo a la espalda. Nótese la tremenda preocupación al ir a examinarse. :-)

Es así: Miss Trotona trota incluso llevando un chelo a la espalda. Nótese la tremenda preocupación al ir a examinarse. 🙂

Pero, mi vida, si algo tengo que destacar en este curso tuyo (y perdóname, sé que no te gusta hablar de esto delante de los demás porque eres modesta) es, ya sabes qué te voy a decir: has aprobado el “terrible y terrorífico” pase de grado en el conservatorio.

Prubitina: ella no dice ni Pamplona… Tú, reconócelo, siempre supiste que lo conseguirías, ¿verdad? 🙂 Comienzas el grado medio (ahora lo llaman “profesional”) de violonchelo siendo la aspirante más pequeña de todas. Tú no presumas, claro que no, mi amor, no lo hagas; deja que lo haga yo, que soy tu madre, y que reconozco tu esfuerzo y sobre todo tu valentía. Ese es un rasgo muy, muy tuyo: te haces torera cuando el toro es grande. Y yo, como tantas veces en este periplo de mi maternidad que ya alcanza casi 11 años, me quedo boquiabierta. Porque según me han contado, te viniste arriba del todo ante el tribunal, y no te importó ser la más pequeña, ni las dudas que siempre habían planeado sobre si presentarte o no. No te importó lo más mínimo y leíste, cantaste y tocaste con un morro de aquí a Pekín. 🙂

Lo dicho. Disfrutad del verano, Miss Trotona y Miss Berrinche, como vosotras sabéis:

Con ruedas de bicis, patines y monopatines; con agua salada de mar asturiano y dulce de río segoviano; con primitas bebés cuyas lorzas apetece mordisquear, y primitas algo más mayores que quieren vuestro juego :-); con historias contadas por abuelos, aventuras contadas por tías, y secretos contados por amigas; pero, sobre todo, disfrutad de vuestra niñez, qué caray. 🙂

PD: Poco tengo más que decir, excepto que casi todos desvelaron ayer el “cutremisterio”: en negrita, las iniciales de vuestros nombres. En cursiva… ay, en cursiva, esas frases, dichos, expresiones y giros tan propios de vuestra abuela Esther, a la que echamos tanto de menos. Y que fue la impulsora de este blog y sólo por eso va a seguir estando muy presente en él.

Hasta el próximo post. 🙂

Curso 2015-2016 de Miss Berrinche.

Como hice el año pasado y en previsión de tu futura lectura de este blog, querida hija pequeña, te cuento mi visión de este último curso tuyo. Este post, como el siguiente, tiene truco: las cursivas tienen su significado y las negritas, también. A ver quién lo adivina. 🙂

Querida Miss Berrinche:

Aaaaaaamiga, a todo gochu le llega su San Martín -como se dice en Asturias- y a ti este curso te llegó: LOS DEBERES. Disfrutaste por hache o por be de varios cursos en los que no tuviste mucha tarea para casa; pero este año, 4º de primaria, te ha tocado. Y una vez más me he dado de bruces con esa realidad tan frecuente en el día a día de la maternidad: los hijos nos sorprenden y a menudo no son lo que presuponemos, y eso has hecho tú. Yo que siempre he dicho que eras un poco “chaqueta-de-un-guardia-style”, por vagoneta, y resulta que te has arremangao. Nada más llegar a casa, antes siquiera de darme tiempo a soltar el bolso, veía la puerta de vuestra habitación cerrada porque te habías ido corriendo a encerrarte para hacer los deberes. Resolutiva y Resuelta, así eres tú. 🙂 Además de que tienes una capacidad de concentración tremenda. Tú te pones y te dices a ti misma: “10 divisiones en 10 minutos”, y ea, satamente, 10 minutos y ni uno más. Te cunde el tiempo que da gusto… tanto como para que disfrutes de muuuuuchos ratos de sofá y iPad. 🙂

Este año también has descubierto lo bien que se lo pasa una practicando un deporte de equipo: en tu caso, el baloncesto. ¡Lo pasaste pipa! aunque a veces hemos tenido que pararte un poco los pies en esa emoción, que ya nos has demostrado frecuentemente que tú eres muy de Obcecarte y Obsesionarte. 🙂 Porque llegaba el sábado y tú tenías partido a las 12, pero a las 7:30 ya te estabas vistiendo tu equipación (número 20, azul) con la solemnidad de un torero. 🙂

 Y… Aaaay petite, ¡cómo me gusta lo Cariñosa que sigues siendo! que medio dormida por la noche, o medio despierta por la mañana, aún me tiendes los bracitos si me hueles alrededor. Nada te gusta más que los mimos. 🙂 Cada año temo que sea el último que aceptes mis besos… pero voy librando curso tras curso y empiezo a creer que incluso cuando ya tengas un novio que te achuche seguirás disfrutando mis abrazos y mis rosquillinas. 🙂

Captura de pantalla 2016-07-07 a la(s) 21.37.30Eso sí: cuando no estás para mimos, ni bromas, ni besos, es a la hora de tu Impepinable e Imprescindible desayuno. Para ti, no hay nada más sagrado en esta vida. De hecho, los fines de semana, aprovechas que todos dormimos más para levantarte sigilosamente a tu hora de siempre (7:30 – 8:00); y, con la libertad y autonomía que te da la soledad de la mañana temprana mientras todos dormimos, montarte un auténtico desayuno “Club del Gourmet” en el salón mientras pones alguna de tus series favoritas de adolescentes americanos en Yomvie. Banquete del que suelen quedar muchos rastros, aunque tú intentes no dejar pistas: esos grumos de Colacadín tomados a cucharadas… esas tostadinas con aceite de Lopera y sal… ¡cómo te relames! 🙂 Me levanto un ratito después, y veo tus bigotes marrones, y los lamparones de aceite en el mantel que cuidadosamente extiendes… y sólo puedo mirarte y pensar que me presta por la vida que te guste el desayuno tanto como a mí. 🙂

Y cómo no: tu música, tu chelo, tu coro, tu baile. Ha llegado un momento en que tienes tan asumido que llevas el ritmo en las venas y la melodía en las arterias, que este año ha sido un auténtico disfrute para ti. De hecho, este curso nos has regalado muchos golden hits, de los que subrayo algunos: tu TANGO al chelo en tu audición de junio, con un ritardando que tengo entendido fue de lo más sentío; tu clarísimo amor por el fado, sí, sí, lo he dicho bien, el fado portugués, que cantas con un sentimiento que pareces nacida en la misma Alfama; tus coreografías cuando creías que nadie te veía, pero yo lo hacía, bailando Hip Hop con Spotify a todo trapo. Qué gran acierto ha sido que este curso hayáis dado clases de Hip Hop “serio” :-), porque, ya sabes que todos lo pensamos… Oh my dog, you got the ryhtm, babe.

Te podría contar muchas más cosas de este año, pero créeme que están todas apuntadas en esos apuntes que lleva mami. 🙂 No he hablado de tu verdadera y espontánea pasión por el esquí, de tu descubrimiento de las redes sociales, de tu decisión de llevar el pelo larguísimo, de tus cada vez más numerosas pecas, de tu diente intruso, de tu prudencia exquisita, de tus exigencias justas, de lo que te gustan los bebés y niños pequeños, de tu deseo de tener una mascota; de tus peleas con papá por los playeros con ruedas, de que sigues olvidándote de tirar de la cadena y de que eres una gran lectora. Pero eres tan grande, aunque seas la más pequeña de casa, que no cabrías ni en cien posts como éste.

Feliz verano, Miss Berrinche. Mamá.